Artículos

Irregularidades en el manejo del Fondo Nacional del Café, que administra la Federación Nacional de Cafeteros, señala la Contraloría. No más impuestos a los cafeteros.

El senador Jorge Enrique Robledo espera intervenir como vocero del Polo Democrático Alternativo en el Congreso de la República para denunciar la gravedad de la crisis cafetera –por ejemplo: cosecha cercana a siete millones de sacos, de 16 millones en 1991,

y que la mitad del consumo nacional se haga con café importado– y explicará por qué es un absurdo que el presidente Santos pretenda aumentarles los impuestos a los cafeteros.

En la última auditoría al Fondo Nacional del Café (2011), que administra la Federación Nacional de Cafeteros, la Contraloría General de la República encontró varias irregularidades, indicó Robledo. Señala que se incurrió en tres conductas que pueden generar un detrimento patrimonial de 60 mil millones de pesos.

Sostiene el informe que la Federación cobró con cargo a los recursos del Fondo Nacional del Café una contraprestación por administrar recursos de terceros. Esto no lo puede hacer la Federación, pues la administración de recursos de terceros deben pagarla los terceros y no los cafeteros. La Contraloría señala que “la Federación Nacional de Cafeteros cobró con cargo a los recursos del Fondo un sobreprecio estimado en $21.477 millones, correspondiente a la proporción de los recursos de terceros respecto del total administrado por los Comités”.

La Contraloría también encontró que la Federación se autoasignó ilegalmente 30 mil millones de pesos de recursos públicos. En 2007, la sociedad Eco Seguros, que administra la Federación Nacional de Cafeteros y en la que el 94% del capital es del Fondo Nacional del Café, donó 30 mil millones de pesos a la Federación de Cafeteros. De acuerdo con el informe de auditoría, esto es ilegal porque la Constitución prohíbe que se hagan donaciones a privados con recursos públicos y porque “FEDECAFE (FNC), fungiendo como administrador de los recursos del FoNC, dispuso autoasignarse una cuantía de $30.000 millones a título de donación”.

Por último, la auditoría de la Contraloría advierte que la Federación Nacional de Cafeteros mantiene inversiones, con recursos del Fondo Nacional del Café, en empresas que ya no existen, lo que supone pérdidas por más de 8 mil millones de pesos. Señala el informe que “el administrador (Federación Colombiana de Cafeteros) no mostró gestión para recuperar los recursos en estas compañías, diferente a la que se ha realizado para ubicar los liquidadores de las mismas”.