Juan Manuel López Caballero

Por Juan Manuel López Caballero  

La conciliación de Cámara y Senado alrededor de la Ley Zidres sancionada por el presidente Santos resultó aún más farragosa que la presentada inicialmente. Lo debatible no deben ser los propósitos, sean estos los que proclama el gobierno o los que les endilga la oposición, sino lo imposible de aplicar. Es una lista de buenos deseos para solucionar todos los temas empantanados en relación al sector agrícola, pero acompañada de unas medidas concretas que parecen orientadas a que ninguno se pueda cumplir.

Leer más...

Por Juan Manuel López Caballero  

Mal momento está pasando el Gobierno. Entre más se disculpa en factores externos, y más  intentan presentar una supuesta maravilla de gestión, más inconformismo y enervamiento producen en la ciudadanía.

Y no porque lo que argumentan sea falso, sino porque con ello pretenden ocultar el abandono en el cual se encuentra el ciudadano común, como si la eventual sanidad del Estado justificara el olvido del bienestar del individuo.

Leer más...

Por Juan Manuel López Caballero  

Sorprende siempre que en las encuestas sobre ‘el país más feliz del mundo’ aparezca  repetidamente Colombia en los primeros lugares —incluso como el primero de todos—.

Sorprende porque en la mayoría de las variables que miden el bienestar ciudadano —y no las macroeconómicas que muestran las finanzas del Estado—, estamos bastante mal y en todo caso mucho peor que buena parte de las naciones que nos son comparables.

Leer más...

Por Juan Manuel López Caballero  

Difícil comentar la cantidad de elementos desconcertantes que contiene la Ley Zidres recién sacada por el Congreso. Su justificación es que busca solucionar el laberinto que se formó por la Ley 160 de 1994 -tan ajena a la realidad que nunca fue aplicada-, pero al mismo tiempo evitar revivir los escándalos que se dieron con el caso del embajador Carlos Urrutia, que fueron los que sacaron lo absurdo del contenido de ésta al debate público.

Leer más...

Por Juan Manuel López Caballero  

El tema de la impunidad en términos penales se complementa con el de que nadie tiene que responder por las decisiones políticas que se toman. Hay la idea de que mientras no se dé un beneficio pecuniario personal  el mal uso del poder no tiene porque ser cuestionado; que el derecho que se recibe con el poder puede ser ejercido sin tener que responder por la manera como se hace o por las consecuencias que produce.

El punto es que para que eso cambie, la condición necesaria y suficiente es cambiar la cultura política que hoy nos rige, basada en la admiración por quienes hacen de la ambición su motor de vida.

Leer más...

Por Juan Manuel López Caballero  

El Plan de Desarrollo no señala ni la orientación ni la estructura general de lo que se busca; ni en consecuencia enumera el Plan de Inversiones a ejecutar para adelantarlo.

La controversia mayor que existe respecto a modelos de desarrollo y cómo debe manejarse la economía de un país —o, en términos de Economía Política, el país mismo— es sobre si debe prevalecer el orden natural que crean los mercados, o si debe un país funcionar acorde a una intervención fuerte del Estado, la cual requiere como máximo órgano la Planeación; esto último para que, mediante la regulación de los mercados y la economía, se evite que su tendencia natural a la explotación y abuso de las condiciones de privilegio no redunden en condiciones que dificulten la armonía ciudadana, ya que asumimos que ésta última es la prioridad que se debe atender.

Leer más...

Por Juan Manuel López Caballero  

Una vez se supere la primera etapa con el ‘acuerdo final’ que espera el gobierno, debemos exigirle que inicie la de “construcción de una paz estable y duradera”.

Lo que se ha dado en llamar ‘Proceso de Paz’ es lo que, mediante un denominado “Acuerdo General” —compromiso inicial ya suscrito— conduce a una expectativa de resultado que según su texto contempla dos elementos: 1) la terminación del conflicto; y 2) la construcción de una paz estable y verdadera.

Leer más...

Por Juan Manuel López Caballero   

La guerrilla no fue derrotada militarmente pero sí cuando en los medios de comunicación perdió cualquier opción de manejar una imagen favorable a sus reivindicaciones ante la opinión pública. 

La verdad es que la posibilidad de alcanzar la paz no llegará con el acuerdo que se logre en La Habana. La paz depende de lo que suceda en lo que llaman el ‘posconflicto’. 

En cuanto al acuerdo nunca ha habido realmente desacuerdo: desde que se suscribió el documento inicial no solo las dos partes ya habían tomado la decisión de firmar algo que tomara la forma de un ‘fin del conflicto’, sino también definido los puntos que contendría. Como bien se ha dicho, no se está negociando ningún cambio ni en el modelo político, ni en el económico, ni en el social, y la idea es que si estos llegan sea a través de las urnas. 

Leer más...