Emir Sader

Por Emir Sader  

Ningún país puede quedar igual después de una crisis tan profunda y prolongada como la que vive Brasil.  Es una crisis que en su dimensión directamente política puede tener su desenlace incluso este mes de abril, en el caso de que el pleno la Cámara de Diputados no logre el quórum que necesita la oposición para seguir con el proceso de ‘impeachment’ contra la presidenta Dilma Roussef.

Leer más...

Por Emir Sader   

En los años 1960, Richard Nixon creó la expresión “mayoría silenciosa”. En contraposición a los grandes sectores emergentes que participaban de la campaña por los derechos civiles, en contra de la guerra de Vietnam en los EE.UU., esa mayoría sería silenciosamente conservadora.   

Sería el “país profundo”, que ejercería en las urnas su voto a favor de la derecha, en contra del bullicio de las calles, limitada a una minoría de activistas. El mismo Nixon sería elegido presidente, finalmente, cortando la racha de gobiernos demócratas y la agitada década de 1960, como para confirmar su hipótesis.

Leer más...

Por Emir Sader  

Los acelerados acontecimientos en Brasil trasforman el escenario del destino de Lula, del país y de América Latina cada día. En dos semanas, del 4 al 18 de marzo, Lula pasó de estar detenido a ser el orador de la más grande manifestación en São Paulo, aclamado por centenas de millares de personas.

No habían pasado muchas horas hasta que el más arbitrario y truculento juez del Supremo Tribunal Federal, Gilmar Mendes, valiéndose de las vacaciones del Tribunal, publicó un decreto prohibiendo a Lula asumir su cargo como ministro del Gobierno de Dilma Rousseff.

Leer más...

Por Emir Sader  

El último intento de golpe militar en América Latina no resultó. Fue en contra de Hugo Chávez, en 2002. Él fue secuestrado por mandos militares, llevado a una isla, aislado, mientras el entonces presidente de la asociación de empresarios asumía la presidencia, al lado de los propietarios de los medios venezolanos, en una fiesta típica de las oligarquías golpistas latino-americanas.
 
Pero la fiesta duró poco. Así que el pueblo supo lo que ocurría, tomó el palacio, expulsó al presidente de la asociación de empresarios, así como a los dueños de los medios. El más breve presidente de Venezuela tuvo que abandonar el palacio y el país, mientras que Chávez volvía a la presidencia en los brazos del pueblo.

Leer más...

Por Emir Sader  

La derecha brasileña siempre creyó que en algún momento el Partido de los Trabajadores iba a ganar, pero terminaría por fracasar y a partir de ese momento podría volver a dirigir el país con tranquilidad. Lula ganó y resultó ser el mejor gobierno que jamás tuvo el país. A partir de ese momento empezó la caza a Lula.

No pudieron impedir su reelección en 2006, ni que él se encargara de eligir a su sucesora, reelegida en 2010 y 2014. Ahora Lula aparece como favorito para ganar las elecciones de 2018 y volver a ser presidente de Brasil.

Leer más...

Por Emir Sader  

El liberalismo promete el mejor de los mundos posibles: libertad, democracia, progreso, todo junto. Estado también, pero sin pasarse. Así como un mercado que haga posible la libertad de cada uno y la felicidad de todos.

Después del fin del socialismo soviético, muchos han buscado abrigo en el liberalismo, social demócrata para algunos, neoliberal y de derechas para otros. El objetivo es no tener que defender más el Estado, ni los derechos. Basta promover una “sociedad civil” contra el Estado, los partidos y la política, yendo más allá de la clásica división derecha/izquierda.

Leer más...

Por Emir Sader  

La derecha tiene la obsesión de buscar destruir las imágenes de los grandes líderes populares de nuestro tiempo.  Argentina y Brasil, entre otros, conocen bien como esa obsesión se ha volcado hacia las imágenes de Perón y de Vargas, como si su liderazgo dañara a la democracia, en lugar de fortalecerla y legitimarla.

La derecha cree que la izquierda solo puede imponerse mediante liderazgos carismáticos, “populistas” en su lenguaje, que se erigirían como líderes mediante engaños, políticas de concesiones irresponsables del punto de vista macroeconómico, según ellos, sacrificando los intereses de la economía en función de su afirmación como líderes políticos.

Leer más...

Por Emir Sader  

La crisis actual de la economía internacional, iniciada en 2008 en el centro del sistema capitalista, no tiene plazo para terminar. Genera desconcierto, agotamiento de argumentos y fórmulas, tasas de interés negativas y estratosféricas –nadie sabe ya cómo reaccionar, nada se resuelve. Es ya como si la crisis recesiva estuviera naturalizada.

Porque en verdad no se trata de una crisis coyuntural, aunque prolongada, en la que el mismo mercado, depurándose de los más frágiles, recomponga la economía para volver a un ciclo expansivo. Se trata de un ciclo recesivo largo, al que el capitalismo internacional ingresó cuando se agotó el ciclo expansivo largo de la segunda posguerra, alrededor de las décadas de 1970/1980, en el cual sigue.

Leer más...