Emir Sader

Por Emir Sader  

Lula es un enigma que no es fácil de descifrar. Los que no logran hacerlo son devorados por él. Es lo que pasó con la derecha y con la ultraizquierda brasileñas.

Más allá de la extraordinaria biografía –con que los brasileños nos acostumbramos, pero que es de un carácter épico de la sobrevivencia heroica de las familias pobres del país–, Lula supo, como nadie, descifrar las condiciones contradictorias que heredaba de la era neoliberal y construir un modelo económico y político que ha permitido la más grande trasformación social del que era el país más desigual del continente más desigual.

Leer más...

Por Emir Sader  

Financierizacion significa que el dinero lo invade todo. Que el capital especulativo es el hegemónico.  Los bancos ya no prestan para inversiones productivas o para que la gente compre lo que necesita o para se hagan investigaciones. No, los bancos viven de la compra y venta de papeles. Cuando se anuncian, con todos sus ceros, al final de cada día, cuanto ha movido cada bolsa de valores, no se ha producido ni un bien, ni se ha generado ni un empleo.
 
El capital financiero nació para apoyar a la agricultura, adelantar capital para recibir después de la cosecha.

Leer más...

Por Emir Sader  

América Latina ha sido el escenario privilegiado de ofensivas de la derecha, porque es la región del mundo donde la derecha ha quedado más desplazada. Ha perdido sucesivas elecciones en los países con gobiernos progresistas y pasó a apelar a intentos de desestabilización política valiéndose de su elemento más fuerte: el monopolio privado de los medios de comunicación.

Cuando llegan las elecciones, la derecha se juega por entero intentando ganar, como fueron los casos recientes de Ecuador, Bolivia, Brasil, Uruguay, y como ocurre actualmente en Argentina y en Venezuela.

Leer más...

Por Emir Sader  

Europa se jactó, con razones, de haber sido el continente de las democracias. Especialmente durante las décadas en que tuvo vigencia el Estado de bienestar social, el continente podía enorgullecerse de combinar sistemas políticos democráticos con democracia social.

La unidad europea, que vería consolidar esos sistemas y afirmar su lugar en el mundo, reveló su contrario. Cuando se mira hoy Europa, lo que se ve es la destrucción de los derechos sociales que han caracterizado los países del continente durante décadas, la consolidación de la hegemonía de un país sobre los otros, así como la pérdida de la capacidad de los ciudadanos de decidir sobre los destinos de sus países.

Leer más...

Por Emir Sader  

El mundo sufrió su más radical viraje en mucho tiempo con el paso de la bipolaridad a la hegemonía unipolar norteamericana. Pocas décadas fueron suficientes para que sepamos que el fin de la “guerra fría” no fue el fin de las guerras sino, al contrario, su multiplicación, bajo voraces ofensivas imperiales norteamericanas. Civilizaciones enteras fueron destruidas – como en Iraq, Afganistán, Siria -, mientras Estados Unidos de América (EUA) se reivindica la responsabilidad de policía del mundo, guerras sin fin, focos de conflictos que se multiplican.

Leer más...

Por Emir Sader  

Desde que Ronald Reagan dijo que el Estado dejaba de ser solución para ser el problema, el Estado pasó a estar en el centro de los debates y de las luchas políticas. Reagan apuntaba al Estado como ineficiente, corrompido, expropiador de recursos de las personas, productor de inflación -el resumen de los problemas que la humanidad enfrenta-.

En su lugar se promovía la centralidad del mercado y de las empresas, identificados como eficientes, dinámicos, baratos. Cuanto menos Estado, mejor (para ellos). Estado mínimo significa mercado máximo. Menos regulación, menos derechos, menos protección, menos políticas de inclusión social.

Leer más...

Por Emir Sader  

Desde que han surgido, con la primera elección de Hugo Chávez, en 1998, los buitres –de derecha y de ultraizquierda– empezaron a anunciar el agotamiento de los gobiernos pos-neoliberales. Que no iban a funcionar, que iban a durar poco, que llevarían los países al caos, que dejarían una pesada herencia por su “populismo”, etc. etc.

Fueron pasando los años y nada de eso ocurrió. Nunca como en estos años de gobiernos posneoliberales –a pesar de las duras herencias recibidas del neoliberalismo– han disminuido tanto las desigualdades, la exclusión social, la pobreza y la miseria.

Leer más...

Por Emir Sader  

Cuando los recibió de vuelta, derrotados, en Washington, a los que habían quedado de la banda de los 1500 mercenarios que Estados Unidos había enviado para intentar invadir Cuba, a John Kennedy le dieron una bandera cubana que el grupo había llevado en su aventura. Kennedy la guardó y les prometió que se las devolvería en La Habana, en una “Cuba democrática”.

Kennedy había heredado la aventura de la invasión de Playa Girón de su antecesor, Dwight D. Eisenhower.

Leer más...