Alfredo Molano Bravo

Por Alfredo Molano Bravo  

Por más que se le den vueltas y revueltas al tema, es incomprensible cómo el Gobierno impulsa el proyecto de ley 133, sabiendo, como sabe, que los conflictos agrarios desde hace más de un siglo giran alrededor de los baldíos.

Desde Reyes hasta Samper, la mayoría de las normas se han inclinado en favor de la entrega de esas tierras a campesinos. La Ley 169 del 94 es explícita en ese sentido.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

Llovía a cántaros el miércoles en Bogotá. Los policías enjaezados con quepis y correas nuevas hacían señas con manos y brazos como si estuvieran locos, como si les hubiera dado al tiempo un ataque de epilepsia. Sirenas, luces, pitos, motociclistas, ambulancias, carros negros —siete iguales— lustrosos, desmandados. Sus altezas, el príncipe de Gales y su señora, la duquesa de Cornualles, tenían afán, iban retrasados, y los ingleses, primero muertos que impuntuales.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

El desarrollo —o como se quiera llamar esa fuerza arrolladora y destructora— tiene sitiadas a comunidades indígenas y campesinas en todo el país.

El desarrollo no anda solo, tiene una larga cola de fuego. No entiendo por qué razón divina no hay petróleo debajo de la Plaza de Bolívar, ni en el Palacio de Nariño o debajo de barrios como Rosales en Bogotá, o El Poblado en Medellín, o en... Cali.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

Digamos que en principio es una tradición histórica de la que no hemos salido en 200 años: los militares llegan muy de madrugada a la plaza de un pueblo, cierran las calles por donde entrará la gente a hacer mercado o a ir a misa o a visitar a su novia.

La cierran con piquetes armados. Cuando la plaza está llena, el oficial da la orden con un tiro al aire y de todas partes salen soldados con rejos de enlazar a echarles mano a los voluntarios que van a defender la patria. 

Los amarran y amarrados

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

Andar por la carrera 30 o por la Circunvalar en Bogotá, por las calles de Lorica o las de Tumaco, es un peligro.

A las 6 de la tarde o a las 7 de la mañana las ciudades y los pueblos zumban como un enjambre. Las motos corren, brincan, culebrean,

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

Doy fe: conocí un pueblo feliz. No que dicen que es feliz. ¡Es feliz! Para llegar a él hay que navegar desde Buenaventura cinco horas por el mar Pacífico —siempre gris—, por esteros —donde la vida se enraíza— y por el río Yurumanguí, claro y manso en verano, implacable en invierno.

La niña Elisa, con su pequeño motor, remontó con cuidado las aguas en medio de una selva cada vez más densa.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

No se puede llamar de otra manera el fallo del Tribunal de Cundinamarca a raíz de la tutela interpuesta por un grupo de católicos y católicas recalcitrantes para impedir que en el Claustro de Santa Clara, que es un museo y no una iglesia, se abriera la exposición titulada Mujeres ocultas, de María Eugenia Trujillo.

Se trata de un conjunto de obras cuya belleza y originalidad residen no sólo en el vínculo esencial que la autora busca mostrar entre lo sagrado y la mujer

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

Cuando lo que ahora escribo se publique, los oficiales que fueron invitados a una mesa técnica sobre el tercer punto de la agenda de negociación con las Farc en La Habana ya estarán en su casa. Y la opinión pública habrá comprendido la función que cumplieron. En todos los temas de la agenda ha habido mesas técnicas: en tierras, participación política, coca, víctimas.

Leer más...