Alfredo Molano Bravo

Por Alfredo Molano Bravo  

Hay que celebrar con hurras y hurras la sensibilidad del ministro de Medio Ambiente a raíz de los espantosos y reprobables derrames de crudo en el Putumayo y Nariño.

Las imágenes son dramáticas: una espesa nata de oro negro corriendo hacia las cristalinas aguas de los ríos de la Amazonia y del Pacífico. No todas son cristalinas, hay muchas envenenadas con glifosato, mercurio, aguas calientes usadas por las petroleras y sustancias químicas como ácido sulfúrico y permanganato.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

La historia de los campesinos ha sido la historia de su constitución y su reconstitución como clase con economía y cultura propias, y su permanente asedio destructivo por parte de terratenientes y empresarios.

España echó en sus barcos todo desempleado pendenciero que allá incomodaba para traerlo a matar indios y a comer indias. Del empeño salieron nuevos cruzados —pero de sangre— que crearon los primeros núcleos de campesinos libres (medio artesanos también).

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

La imagen de un niño palestino tirando una piedra contra un tanque israelita hace parte de esa colección de fotografías históricas que van desde el estudiante que se le mete a un tanque chino en la plaza de Tien Amen hasta la explosión de las bombas atómicas en Hiroshima y Nagasaki.

Una desproporción infinita, como los bombardeos a las Farc en Guapi, que “no pueden ser calificados como actos de guerra sino como asesinatos premeditados”, según el arzobispo de Cali.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

Uno de los beneficios que han traído las conversaciones de La Habana ha sido que la opinión pública mire hacia los cuarteles y que ponga el ojo en algunos de sus rincones oscuros.

Desde hace algunos meses se destapan, uno tras otro, informes sobre manzanas podridas. Ya no sólo sobre ‘falsos positivos’, que son y siguen siendo muchos aunque la frecuencia haya disminuido. Han salido a relucir los que con timidez se llaman carruseles de salud y pensiones de las Fuerzas Armadas, que en realidad son un verdadero cartel dentro de una institución considerada fuera de toda sospecha.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

Pocas dudas caben hoy sobre los males que causa la fumigación aérea con glifosato sobre la salud humana, el orden social y el medio ambiente.

Que probablemente sea un agente cancerígeno, como lo afirma la Organización Mundial de la Salud, ha sido el argumento definitivo para inducir al ministro de Salud a pedir que se prohíba. Los campesinos, desde cuando comenzaron a regar ese veneno, han denunciado que además produce abortos y enfermedades epidérmicas.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

Los campesinos han resistido a todas las formas de violencia y exclusión, desde la violencia desatada por pájaros y chulavitas de los años 50 y 60 hasta las contrarreformas agrarias de los 80 y 90. No sin sangre.

Las movilizaciones de los años 70 en la costa y aquellas de las que el país fue testigo hace dos años muestran su fortaleza, pero también las fuerzas que hoy los acosan desatadas con el libre comercio. En los 90 el arroz y el algodón fueron cultivos perseguidos por el contrabando y por los bajos precios. Con los TLC, las amenazas son aún mayores, con el agravante de que ya no  hay tierras libres para colonizar.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

La valiente decisión de Alejandro Gaviria, ministro de Salud y Protección Social, coincide con los aires del momento: en EE.UU., la marihuana con fines terapéuticos es legal en 23 estados y para uso recreativo en tres (Oregon, Columbia, Colorado). Poco a poco se rompe el candado. En Colombia la marihuana fue fumigada en la Sierra Nevada y en Urabá en 1985-1987 y entonces los cultivos migraron hacia EE. UU. Sobre la coca llueve glifosato desde los días en que cayó el Muro de Berlín y la Guerra Fría se acabó.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

La rechifla a Uribe en la Universidad de los Andes y el portazo del presidente del Centro Democrático, Miguel Uribe, en Bogotá, le debieron caer al expresidente como limón en la herida que le dejó la condena de sus alfiles más consentidos, los exministros Pretelt y Palacio.

rató de explotar por donde pudo el caso de los 10 soldados muertos en Cauca alborotando a la opinión pública y exigiéndole al Gobierno cadáveres de guerrilleros en bolsas plásticas para calmarla.

Leer más...