Alfredo Molano Bravo

Por Alfredo Molano Bravo  

Uribe debe estar iracundo con el primer paso que ha dado Venezuela para echar un balde de agua a la hoguera que se viene armando.

A Uribe le gusta la guerra. Le gusta romperle la cara a quien no opine como él, a quien no le obedezca, a quien no lo elogie. Durante sus sangrientos mandatos puso toda su fuerza en hacer la guerra no sólo contra las guerrillas, sino contra los movimientos sociales de protesta, sindicales, campesinos.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

¡Cáspita! ¡Recórcholis! fue la reacción del Gobierno al conocer por las primeras cifras del Censo Agropecuario que en el país predomina el latifundio, que gran parte de la tierra está en manos de grandes ganaderos y que la gran mayoría, agrego yo, son ganaderos ociosos, rentistas.

No aparece, pero la opinión pública lo sabe: algunos colaboraron o colaboran con los paramilitares. Sin decirlo, fue lo que dio a entender Santos cuando señaló: “El conflicto armado es producto del campo, ahí nació y por eso, si queremos tener paz en el largo plazo, tenemos que prestarle mucha más atención al campo”.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

Un negocio es un intercambio: Yo te doy, tú me das. Pero para que sea respetable y respetado, debe versar sobre un cambio de equivalentes. De lo contrario, lo que existe es un engaño, una estafa, un despojo. Un mal trato es, como su nombre lo indica, un maltrato. En realidad, la oferta y la demanda, la ley del valor, establece esa equivalencia. Se pueden hacer intercambios por fuera de esta condición, pero entonces se trataría de un negocio impuesto por la fuerza, donde una parte sale ganando y la otra pierde.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  
 
Las negociaciones en La Habana andan más rápido que el llamado desescalamiento.

El cese unilateral se inicia por parte de las Farc el 20 de julio; el presidente lo da por hecho y asegura que las elecciones de octubre serán ejemplarmente pacíficas. El vicepresidente, sin embargo, pregunta con cierta insidia que por qué razón el 15 de julio no es 20 de julio. El cese el fuego es tema del día. Tema de muchas patas. Una de ellas es la existencia del paramilitarismo hoy.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

Los 70 fueron años turbulentos: el movimiento estudiantil paralizó las universidades públicas y arrastró las privadas; los campesinos invadieron miles de haciendas y el Gobierno, para resolver el conflicto, liquidó la reforma agraria; la industria se cayó, el desempleo creció.

El 14 de septiembre de 1977 las centrales obreras llamaron a un paro nacional; Bogotá vivió un segundo 9 de abril. Los militares pusieron el grito en el cielo. López Michelsen, astuto como siempre –“las noches son del gato”–, pasó de agache, pero su sucesor, el coronel honorífico del Ejército Turbay Ayala, les soltó las manos para restablecer el orden social y sacó del cubilete el Estatuto de Seguridad.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

Las cosas avanzaban a fines del año pasado: el general Alzate regresaba a su casa sano y salvo, Santos anunciaba que el narcotráfico podía ser considerado conexo al delito político y Obama lo apoyaba, más de 60 víctimas habían estado en La Habana, la trigésimo primera ronda de negociaciones había concluido. Apretón de manos. Sonrisas.

Las Farc anunciaron el 17 de diciembre del 2014 –a los 184 años de la muerte de Bolívar–, el cese el fuego “unilateral e indefinido”.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

“El Mango es un corregimiento de Argelia que vive de la coca, el café y el cacao. Los cultivos de coca han tratado de ser erradicados en varias oportunidades y, a juzgar por lo que cualquier viajero ve, los resultados no han sido exitosos. Tampoco en materia de orden público: Los ‘Rastrojos’ entraron, permanecieron dos años sin que ni el Ejército ni la Policía los pudieran derrotar debido al carácter marginal y ocasional de sus operativos .El año antepasado, a raíz de la muerte de un menor, hubo un amotinamiento del pueblo contra la Policía, cuyo cuartel fue incendiado.

Leer más...

Por Alfredo Molano Bravo  

El papa ha publicado su primera encíclica, Alabado seas. Es la primera que se escribe en español —un gesto calculado— y la primera que yo me leo de pe a pa. He quedado felizmente desconcertado porque a pesar de que Francisco ha tenido posiciones muy avanzadas dentro de la Iglesia, no esperaba que se fuera de frente y con tanta franqueza contra el capitalismo.

Porque no hay otra manera de llamar un sistema, una cultura —casi ya una civilización— que depende enteramente de la destrucción de su propio producto, la mercancía, y de todo lo que requiere producir para esa destrucción.

Leer más...